Cristina Rodrigo

Francia y Luxemburgo han sido obligados a retirar el IVA reducido de los libros electrónicos, por lo que desde ahora en todos los países europeos, menos Italia, se le considera como un bien y no un servicio de cultura. En la ley solo se considera el soporte. Y digo yo: ¿no es igual de importante lo que se cuenta en cualquier formato? como bien dijo vicedirector de la Federación de Editores Europeos, Enrico Turrin, “Lo que cuenta es el contenido, no el soporte”. Bastante ya se pasan con todos los impuestos.

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!